Calefacción Tecnnia

Calefacción

La aplicación más frecuente del suelo radiante es su uso para calefacción. La principal diferencia de este sistema frente a uno tradicional por radiadores, es su alta emisión mediante radiación de calor en un 85%, y en menor medida mediante convección en un 15%. Esto significa que no genera apenas movimiento de aire para repartir el calor por la vivienda, lo cual implica un ambiente más sano y limpio, sin corrientes de polvo, y una temperatura más uniforme, ya que el emisor de calor, que es todo el suelo de la vivienda, aporta la temperatura directamente sobre los objetos y las personas que se encuentran en la estancia. El mayor aliciente de la calefacción por suelo radiante es el confort que ofrece, ya que la sensación térmica percibida es mucho más agradable que con cualquier otro método de calefacción. Con un sistema de calefacción por suelo radiante, se puede reducir hasta 2 grados la temperatura de una estancia respecto a otros sistemas, al cumplir el principio de “pies calientes y cabeza fría”, tan recomendable para el cuerpo humano.

BACK